¿Qué hacemos?

compartir

Impulsamos el desarrollo de capacidades

Acompañamos a que las personas aprendan a leer y ver su presente, evalúen sus fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas, y decidan usar su tiempo en realizar los comportamientos que las lleven al futuro que ha elegido.

capturas de video 10min (6) (FILEminimizer)

Educamos en democracia

Promovemos que las personas y comunidades dialoguen, debatan desde sus diferentes puntos de vista, aprendan que no hay una verdad única, lleguen a acuerdos -incluso pensando distinto-, se distribuyan responsabilidades entre ellos, y sepan rendir y pedir cuentas.

"Si unos ganan, otros pierden, entonces, hay relaciones de suma cero. En las situaciones de suma cero, las relaciones se exacerban, se inclinan más hacia el conflicto, hacia la violencia."
"La Pedagogía del poder, brinda a las personas la oportunidad y experiencia que todos tenemos las capacidades para cambiar la realidad, que tenemos el “poder” de orientar el futuro a través de nuestros comportamientos."
"Cuando una población está demasiado angustiada e inmersa en situaciones de sobrevivencia, se vuelve un más difícil trabajar futuros comunes"

Pedagogía del Poder

Promovemos que las personas y comunidades recuperen la conciencia que tienen poder para lograr lo que se proponen; a través de la experiencia progresiva de alcanzar pequeños logros, hasta proponerse cambios mayores.

¿Qué es la Pedagogía del Poder?

Es ayudar a las personas, familias y comunidades a visualizar su realidad, para que puedan dialogar, tomen decisiones pertinentes, construyan consensos y se pongan metas críticas que les permitan construir un futuro.

Familia y Desarrollo afirma la relevancia de la pedagogía del poder, porque brindar a una persona la experiencia que puede lograr lo que se propone, cuando la persona visualiza que avanza, la persona se empodera, crece. Si eso lo experimentan grupos de familias, tendremos comunidades más organizadas, que saben qué tienen que hacer, qué alianzas estratégicas los va a ayudar a ponerse en el horizonte de alcanzar un futuro ideal.

¿Cuándo urge Construir Futuros Comunes?

En situaciones donde las relaciones barriales y comunales tienden al conflicto

  • Procesos de zonificación ecológica y económica o de reordenamiento territorial
    En muchas regiones del Perú estamos en procesos de zonificación ecológica y económica. En estos procesos de zonificación, hay grupos que tienen intereses o ideas de que tal zona sea “solo para esto y no para lo otro”. Otros grupos pueden tener ideas y/o intereses distintos. Entonces, se necesita construir un futuro común.
  • Procesos de migración y de reasentamiento de poblaciones o grupos amplios de familias que cambian de locación
    Tanto por temas de búsqueda de una mejora en los ingresos económicos y/o de mayor acceso a servicios públicos de calidad, muchas familias de escasos recursos, generalmente rurales, cambian de sitio para vivir. En este proceso funcionan las relaciones de parentesco y también las relaciones de procedencia. Las ciudades tienen cinturones de poblaciones migrantes nuevas y otras ya consolidadas de 2da  generación de migrantes. En estos procesos, con las necesidades sociales más diversas y justificadas, se necesita construir futuros comunes para reasentar a las familias.

Si no se construye futuros comunes, cada uno viene a su reasentamiento con el equipamiento que trae en sus costumbres e idiosincrasia, y eso podría generar muchos problemas de convivencia como de sostenibilidad del hábitat nuevo.

  • Procesos de cambio producidos por proyectos de inversión pública y/o privada
    ¿Cómo hacer para que tanta gente con tantas metas y tanto pasado detrás pueda llegar a tomar algunos acuerdos que funcionen, también en las negociaciones entre proyectos de intersección entre Municipios y/o empresas privadas grandes y comunidades locales? ¿Cómo encontrar el lenguaje que haga posible que las necesidades, temores, esperanzas conflictos de una, sean compatibles con las necesidades, plazos, maneras, procedimientos, expectativas de los otros?

 

En situaciones en las que la comunidad se siente amenazada.

  • Por conflictos derivados de desencuentros generacionales.
    Donde hay desarrollos generacionales que una comunidad no maneje ni comprenda, se abren las puertas del conflicto. Con la nueva generación de adolescentes y jóvenes tenemos una serie de fenómenos que las comunidades todavía no resuelven, y que van a necesitar resolver: problemas de pandillaje, de acciones contraculturales, de vandalismo. Son situaciones donde la tendencia es a la incomunicación entre el mundo “adulto” y el mundo adolescente y joven, donde la falta de comunicación se llena con el ejercicio de la autoridad e incluso de la fuerza. Se pierde la comprensión de la persona y de sus intereses y necesidades. También se pierde la posibilidad de aconsejar desde la experiencia a los nuevos ciudadanos.
  •  Abandono o negligencia de niños.
    Hay comunidades donde ya hay un excesivo, abandono o negligencia de niños y niñas. Son las comunidades donde las familias y las juntas vecinales son las que tienen que encontrar alguna manera de respuesta, de diagnosticarlos, inventariarlos, responder a ello para hacer frente. En este campo, la relación con el Municipio es clave.
  • Situaciones de inseguridad ciudadana
    Hay barrios donde la delincuencia ha pasado de un ladrón que jala una cartera, a situaciones de delincuencia organizada. Es evidente que la comunidad tiene que organizarse, porque no hay manera de responderle a ese problema, simplemente confiando en que la autoridad pública lo va a hacer.

Cuando en la comunidad se dan relaciones de Suma Cero

¿Qué son las relaciones de suma cero? Son situaciones que se dan en  las comunidades, donde el beneficio de una persona o un grupo de ellas, significa también que otra persona, o grupo de ellas, no reciban el beneficio. Es decir, si unos ganan, otros pierden, entonces, hay relaciones de suma cero. En las situaciones de suma cero, las relaciones se exacerban, se inclinan más hacia el conflicto, hacia la violencia. Esto es mayor cuando ha habido una base muy fuerte de desconfianza.

¿Cuándo se dan estas relaciones? Cuando los “premios” o recursos o servicios, o beneficios a repartir son escasos. Para usar una figura doméstica, en estas situaciones la “torta” es escasa y los “comensales” son muchos. Si alguien come más, le quita comida al otro. Son relaciones de gana y pierde. Cuando unos ganan otros pierden. Si yo no quiero perder, no te puedo permitir ganar, porque es el automatismo. Son relaciones donde el crecimiento de uno amenaza al otro.

En situaciones de suma cero, el emparejamiento se da hacia abajo (menor calidad de servicios, menos bienes a distribuir, etc.) pues no alcanza para todos, hacia el techo. Entonces se genera una cuestión que es grave para la práctica de la democrática en una comunidad: se legitima la noción que “solo la aniquilación del otro suprime la competencia”. Si yo quisiera que seamos menos comensales porque la “torta” no crece, entonces hay que suprimir algunos comensales, y esto funciona.

¿Tiene o no tiene salidas la relación de suma cero?

¿Es imposible superar las situaciones de suma cero?, Es que, una vez que no hay más que este pedazo de torta, estamos condenados todos a la suma cero?, ¿hay maneras de eludir la tendencia a suprimir al otro, de mirar al otro como amenaza, de quitarle al otro para no quedarme sin nada?

FyD plantea y trabaja alternativas de salida de situaciones de suma cero, para acompañar y entrenar a las personas y promotores que trabajan para construir una cultura democrática en la solución de tensiones en sus comunidades,

1) Cambiar la perspectiva temporal: La ruta es hacer el ejercicio de cambiar y alargar el horizonte temporal para encontrar consensos y/o nuevos recursos. Pasar del ahora al más tarde. Por ejemplo, quien repartía la “torta” dice: “Disculpa, yo partí mal la torta, ya veo que a los del fondo no les va a tocar torta, pero yo me comprometo que en el almuerzo yo voy a comprar tres porciones más, y las voy a repartir para los 6 de allí”. Entonces, la perspectiva temporal cambia y se reducen las situaciones de violencia asociada a la suma cero.

2) Descubrir salidas ganador-ganador: Se trata de cambiar la idea del favoritismo, de la asimetría, de la desigualdad, por una idea en la que la mejor iniciativa pueda asegurar que todos comen. Por ejemplo, Jason le dice a Patti, “Patti, tú parte -entonces Patti parte -pero yo escojo”. Son perspectivas ganador- ganador.

3) Generar utopías creíbles y queribles: el trabajo de promoción comunitaria, permite tener los elementos para crear una imagen de futuro compartida y que convoque y guste a todos o a la mayoría de la comunidad.

"Cuando una comunidad no planifica participativamente su vida comunitaria, los que pueden más se apoderarán de todos los que pueden menos. Los que pueden menos quedarán sin necesidades satisfechas, así sean mayoría."
"Hay que ayudar a las comunidades a no confundir los futuros que desean con los futuros probables"